Skip to content

¡Descubre cómo amortizar el cambio de caldera por aerotermia en solo 10 años!

Index

    Diferencias entre cálculo estático y cálculo dinámico

    En el análisis estático, el plazo de recuperación de la inversión se obtiene dividiendo el coste neto de la inversión por el ahorro neto anual generado por la medida de mejora. En cambio, en el análisis dinámico se utiliza el Valor Actual Neto (VAN) como criterio de valoración de la inversión, teniendo en cuenta los beneficios futuros y la variación de los tipos de interés en el tiempo.

    Plazos para amortizar el cambio de caldera por aerotermia: Caso práctico

    En un caso práctico de rehabilitación energética de una vivienda dúplex, se decidió cambiar la antigua caldera de gas natural por una aerotermia solo para agua caliente sanitaria. El equipo de aerotermia propuesto presenta una potencia nominal de 1500 W, un SCOP (DHW) de 3.57 y una capacidad de acumulación de 200 litros.

    Análisis de la medida de mejora con aerotermia ACS

    En el análisis estático, se observa que el consumo de energía primaria no renovable de calefacción y refrigeración no varía, ya que no se actúa en la parte pasiva de la vivienda. Sin embargo, el consumo de energía primaria no renovable se reduce de 24.33 kWh/m2 año a 9.29 kWh/m2 año, lo que se traduce en un ahorro de 1.03 €/m2 año. Considerando un coste de inversión de 1500 €, el ahorro neto anual sería de 133.31 €, con una recuperación de la inversión de 11.25 años.

    En el análisis dinámico, teniendo en cuenta el incremento anual del coste de la energía, la inflación prevista y el tipo de interés nominal, se puede amortizar el cambio de caldera por aerotermia a partir del décimo año. Esto significa que a partir de ese momento, se comienzan a generar ahorros gracias a la inversión inicial en el cambio de la caldera por un sistema más eficiente basado en aerotermia para la generación de agua caliente sanitaria.

    Conclusiones

    Del análisis realizado, se pueden extraer las siguientes conclusiones:

    • Lo ideal sería actuar sobre la parte pasiva de la vivienda para reducir la demanda de calefacción y refrigeración, pero en este caso se optó por intervenir primero en las instalaciones de agua caliente sanitaria.
    • Un sistema de aerotermia puede ser una excelente solución, ya que elimina la cuota mensual de gas natural y ofrece la posibilidad de instalar un sistema fotovoltaico en el futuro.
    • Estos sistemas requieren menos mantenimiento que una caldera de gas natural y eliminan las rejillas de ventilación obligatorias, reduciendo las infiltraciones de aire no deseadas.

    Si quieres saber más sobre cómo ahorrar con la aerotermia en tu vivienda, ¡visita este enlace para obtener información adicional!